Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar
Libros de autor

NOTICIAS

Medio Cumpleaños
Gabriela Saccone, 2019
20,5 x 13, 5
ISBN: 978-84-949666-8-2
Depósito Legal: V-2687-2019
Cartón verjurado con solapas
Precio: 14 euros 

Portada Medio cumpleaños
Medio cumpleaños
Gabriela Saccone

Hay una foto de Gabriela Saccone en la playa, mirando a lo lejos. A la pregunta de si está contemplando el infinito, ella contesta que sólo busca a alguien a quien pedirle fuego. Valga esta anécdota, que puede leerse como una poética, para presentar a esta poeta de voz conmovedora, contenida, que sabe caminar por el filo de la emoción sin perder pie. Una imagen imprevista, un giro socarrón o un repentino cambio de foco salvan a estos poemas de cualquier exceso sentimental. Una poesía, en suma, que sorprende al lector y le invita a elaborar su propia interpretación sin imposiciones.

El mar es un coro crujiente, la poeta es una oruga pegada al tronco de una palmera y un jilguero sale por el caño de la ducha. Imágenes que alternan lo onírico y lo cotidiano esquivando el tono seráfico y el prosaísmo; que van de lo íntimo a lo social sin ensimismamiento ni proclamas maniqueas. Más atenta a su prójimo concreto que al mundo como abstracción, los poemas de Gabriela Saccone nos interpelan sobre la precariedad de los seres y las cosas.

Leer un fragmento

 

Gabriela Saccone nació en Rosario, Argentina, en diciembre de 1961. Sus poemas han sido publicados en diarios y revistas e incluidos en diversas antologías. Es autora de Medio Cumpleaños, publicado por la Editorial Municipal de Rosario (2000) y Del pasillo, Ediciones Vox (2015).

 

 

 


 



 

Cerrar

Esperé lo que llenaría mis pulmones

de una manera única y definitiva.

Aire no, agua no. Ni siquiera tabaco.

Hasta que llegó a mi vida la de vestido fucsia

y dijo: —Difusa es la luz del cielo,

te la regalo, pero si no la querés

igual a presión será incrustada

y avanzará por tus venas

hasta el plexo solar. Verás

a través de la carne tu corazón dormir

y esto podrá más que el dolor.

Y vi que en verdad ella había podido

hacer roncar a su corazón

y con esto sobreponerse al horror

por todos visto.

Y me obsequió este librito azul.

........................................................

Acá están los que caminan

el borde del arroyo Ludueña

como quien pasea

a la sombra de eucaliptos

y sonríe a unas niñas con peinetón.

Pero no confundamos hombres

con chanchos.

Nutridos con desechos

del hospital municipal,

muestran, señores del deseo,

el rosado brillante de sus carnes

que no alcanza, no alcanza,

no alcanza para todos.